Bolsas y Mercados Españoles
Buscador de
empresas
Principios de actuación del Protector del Inversor

Los principios básicos con arreglo a los cuales desempeña su función son los siguientes:

AUTORREGULACIÓN: La actuación del Protector del Inversor está fundada en el principio de la autonomía institucional que exige reconocer la capacidad de autorregulación necesaria para atender a la singularidad del tráfico bursátil y mejor cumplimiento de sus fines.

CONFIANZA VERSUS COACCIÓN: Subyace en la constitución de este procedimiento la voluntad de sustituir los instrumentos coactivos por la convivencia y confianza institucionales para la resolución de las controversias suscitadas en la realización de operaciones bursátiles. Una respuesta ética y profesional de las entidades reclamadas, reconociendo que en el ejercicio del tráfico bursátil puede haber aciertos y desaciertos y que lo más importante no es ignorarlos, sino ser los primeros en conocerlos y adoptar los remedios.

CONFLICTO, MALA INVERSIÓN: La criteriología básica que inspira la institución, es que "desde el punto de vista financiero, el conflicto es una mala inversión". Y no tanto desde el estricto ángulo del tratamiento de los recursos comprometidos, que en muchos casos son poco importantes sino por la perturbación que produce en la relación intermediario-cliente el mal empleo de energías mentales y emocionales. Todo lo cual aconseja una solución urgente, que evite una erosión de la confianza. Hay toda una actitud, una disposición anímica ante la contienda, que pretende en primer lugar evitarla y si no es posible, examinando las razones de la controversia, reducir los márgenes de discrepancia hacia una aproximación y eventual acuerdo.

ESPACIO INDEPENDIENTE: El procedimiento que ofrece el Protector del Inversor constituye un espacio libre e independiente y profesionalizado para la formulación de las impugnaciones de operaciones y la audiencia a la entidad reclamada que trate de aproximar las posiciones de los contendientes, y restaurar la relación profesional intermediario-cliente alteradas, bien por la conclusión de una acuerdo o por la emisión de un Informe final, todo ello con la celeridad propia de la materia. Nosotros no proponemos el acuerdo.

CELERIDAD: El objeto de la negociación bursátil -los valores mobiliarios- no tiene una valoración estable, sino que está sujeto a fluctuaciones de precios. Solo un procedimiento que pueda afrontar la variabilidad de las cotizaciones bursátiles puede aspirar a ofrecer soluciones equitativas.

DIFUSIÓN Y TRANSPARENCIA: La difusión de los Informes ha formado un núcleo doctrinal sobre la solución de los conflictos planteados que actúa con valor preventivo, incrementando la transparencia de la relación intermediario-cliente y evitando la presentación de reclamaciones.

EQUIDAD: Los Informes del Protector del Inversor se ajustan a la legislación común, la regulación específica del mercado bursátil y a las normas y usos bursátiles. Pero además, en la aplicación de las normas bursátiles sobre organización y funcionamiento, interpretación de los usos y prácticas habituales de mercado, introduce criterios de equidad, para poder apreciar y valorar los daños y perjuicios infringidos a los derechos subjetivos y a los intereses de los inversores. La singularidad de los conflictos bursátiles y las transformaciones habidas en la comisión mercantil regulada en el Código de comercio, la imponen.

SEPARACIÓN DE FUNCIONES: El Protector del Inversor se configura sobre la base de la separación de funciones atribuidas a los órganos de supervisión, inspección y vigilancia del mercado. La función del Protector del Inversor se circunscribe exclusivamente a la defensa de los derechos e intereses subjetivos del inversor supuestamente vulnerados y no puede entrar en materias disciplinarias, como la supervisión del mercado bursátil o inspección de sus miembros. Estima que su función específica excluye el examen y consideración de otras cuestiones colindantes que tienen su propia vía de conocimiento y resolución.

 

 

Síguenos en:
Copyright © Bolsas y Mercados Españoles 2018