Buscador de
empresas
Inicio / SOBRE NOSOTROS / El Palacio de la Bolsa / Historia del Palacio >
Historia del Palacio de la Bolsa

 

Primeros emplazamientos

Desde la creación de la Bolsa en 1831 y hasta la inauguración del actual Palacio de la Bolsa en 1893, el mercado bursátil recorrió diversos lugares céntricos de Madrid. La primera sede de la Bolsa de Madrid se sitúa en la Plazuela del Angel, esquina a la calle Carretas.

En 1832 se traslada a la Casa de Filipinas, también cerca de la calle Carretas. En 1841 pasa al Claustro del Convento de San Martín y en 1846 al Monasterio de las Monjas Bernardas, en la calle de Alcalá. Sólo un año más tarde se vuelve a trasladar al Convento de los Basilios, en la calle Desengaño. En 1875 se emplazó en el edificio de la Aduana Vieja, en lo que se denominó la Plaza de la Bolsa.

La Reina Regente Mª Cristina inauguró el Palacio de la Bolsa de Madrid el 7 de Mayo de 1893.

 

Su construcción

En 1878 se comienza a construir el que luego sería el Palacio de la Bolsa. El Estado cede un solar, que tiene forma de piano invertido, en la Plaza de la Lealtad.


 La financiación de la construcción del Palacio pasa por recaudar las 200.000 primeras pesetas por la cuota de entrada al edificio de la c/ de la Bolsa hasta la emisión de obligaciones, en dos tramos, por valor de 3.000.000 pts.


La construcción del Palacio, destinado a ser la sede oficial de la institución bursátil, fue encargada al arquitecto D. Enrique Mª de Repullés y Vargas, que ganó el concurso de adjudicación con el lema “Sin Paz no es posible el Comercio”.

El arquitecto, era hijo de un agente de cambio y bolsa y, por lo tanto, conocedor de la atmósfera de estrés y nerviosismo que se respiraba en los parqués, así como las necesidades para acoger la actividad bursátil. Es por lo que, además de darle una forma basilical a la nave principal de contratación, ya que pretendía que al edificio se le considerara como el ‘templo de la economía’, quiso dotarle de una amplia entrada de luz natural, fijando una amplia superficie del techo con vidrio.


Al ser el vidrio muy pesado, Repullés no consideró apropiadas las guías de madera que solían utilizarse como sujeción. Entonces, prestó su atención en la construcción de la ‘Torre Eiffel’, sustituyendo la madera por el hierro.  La construcción se finaliza después de 15 años. 

Para realizar la ornamentación del Palacio, se utilizaron los servicios de dos artistas madrileños: el escultor Francisco Molinelli y el pintor Luis Taverner. Existen numerosos relieves en casi todos los espacios del edificio. Destaca el ‘Caduceo’, que igualmente podemos descubrirlo en numerosas puertas y ventanas, procedente de la ‘Mitología Griega’.


El ‘Caduceo’, se compone de tres partes principales: dos serpientes que se miran fijamente, que serían la oferta y la demanda, a su vez que simbolizan la prudencia; una vara que las separa a modo de árbitro para ponerlas de acuerdo, función desarrollada por la Bolsa; así como dos alas en su parte superior, que expresan la rapidez en la toma de decisiones a la hora de comprar ó vender.


En 1893 se inaugura un palacio de estilo neoclásico muy en la línea de los palacios de Madrid de la época, cómo el Banco de España, la Biblioteca Nacional, el Museo del Arte Moderno, la Real Academia de la Lengua

 undefined

   

 




 

 

 

 

 

 

 

 

 

Síguenos en:
Copyright © Bolsas y Mercados Españoles 2017